Az Iashir Moshé o Shirat Haiam

La Canción del Mar, es la canción que Moisés y su pueblo cantaron cuando cruzaron el «Mar Rojo».

Az yashir-Moshe uveney Yisra’el et-hashirah hazot l’Adonay vayomeru lemor ashirah l’Adonay ki-ga’oh ga’ah sus verojevo ramah vayam

Entonces, al ver el milagro divino, Moshé, junto a los israelitas, entonó este cántico a YHVH, que declara:

«Cantaré a YHVH porque es sumamente exaltado, y al caballo con su jinete arrojó al mar.«

Shemot (Éxodo) 15: 1

אז ישיר משה

אז ישיר משה ובני ישראל
את השירה הזאת לה’
אשירה לה’ כי גאה גאה
סוס ורכבו רמה בים

אז ישיר משה רבנו
ובני ישראל
את השירה הזאת
את השירה הזאת
את השירה הזאת להי

אז ישיר משה רבינו
ובני ישראל
את השירה הזאת
את השירה הזאת
את השירה הזאת להשם

זה זה זה
קלי ואנוהו
זה זה זה קלי ואנוהו

אלקי
אלקי אבי
וארממנהו

Az Yashir Moshe

(15:1) Entonces cantaron Moisés y los hijos de Israel este cántico al Eterno, y dijeron así: ¡Cantaré al Eterno, porque se ha ensalzado grandemente! ¡Al caballo y a su jinete ha arrojado en la mar!
Az yashir-Moshe uveney Yisra’el et-hashirah hazot l’Adonay vayomeru lemor ashirah l’Adonay ki-ga’oh ga’ah sus verojevo ramah vayam.

(15:2) Mi fuerza y mi canción es el Eterno. El fue mi salvación y yo le haré una morada. El es el Dios de mi padre y le ensalzaré.
Ozi vezimrat yah vayehi-li lishu’ah zeh Eli ve’anvehu Elohey avi va’aromemenhu.

(15:3) El Eterno es varón de guerra. ¡Eterno es su nombre!
Adonay ish miljamah Adonay shemo.

(15:4) Los carros del Faraón y su ejército El ha arrojado en la mar; y sus capitanes más escogidos fueron hundidos en el mar Rojo.
Markevot Par’oh vejeylo yarah vayam umivjar shalishav tube’u veYam-Suf.

(15:5) Los abismos los cubrieron; descendieron a las profundidades como una piedra.
Tehomot yejasi’umu yardu bimetsolot kemo-aven.

(15:6) Tu diestra, oh Eterno, es poderosa en fuerza; tu diestra, oh Eterno, quebranta al enemigo.
Yemineja Adonay nedari bakoaj yemineja Adonay tir’ats oyev.

(15:7) Y en la grandeza de tu majestad derribas a los que se levantan contra Ti; envías tu ira que los consume como rastrojo.
Uverov ge’onja taharos kameyja teshalaj jaroneja yojelemo kakash.

(15:8) Y con el soplo de las ventanas de tu nariz se amontonaron las aguas, se alzaron las corrientes como en montón; se cuajaron los abismos en el corazón del mar.
Uveruaj apeyja ne’ermu mayim nitsvu jmo-ned nozlim kaf’u tehomot belev-yam.

(15:9) Dijo el enemigo: ¡Perseguiré, alcanzaré, repartiré, se henchirá de ellos mi alma. ¡Desenvainaré mi espada, mi poder los debilitará!
Amar oyev erdof asig ajalek shalal timla’emo nafshi arik jarebi torishemo yadi.

(15:10) Mas Tú soplaste con tu viento y los cubrió el mar. ¡Se hundieron como plomo en las poderosas aguas!
Nashafta verujaja kisamo yam tsalelu ka’oferet bemayim adirim.

(15:11) ¿Quién como Tú entre los fuertes, oh Eterno? ¿Quién como Tú, fuerte en santidad, reverenciado en alabanzas, hacedor de maravillas?
Mi-jamoja ba’elim Adonay mi kamoja ne’edar bakodesh nora tehilot oseh-fele.

(15:12) ¡Extendiste tu diestra y los tragó la tierra!
Natita yemineja tivla’emo arets.

(15:13) Guiaste con tu merced al pueblo al cual redimiste; lo condujiste con tu poder a tu santa morada.
Najita vejasdeja am-zu ga’alta nehalta ve’ozja el-neveh kodsheja.

(15:14) Oyeron los pueblos y se estremecieron. ¡Congoja se apoderó de los habitantes de Filistea!
Sham’u amim yirgazun jil ajaz yoshvey Plashet.

(15:15) Entonces fueron turbados los caudillos de Edom; los poderosos de Moav, estremecimiento se apoderó de ellos; se derritieron todos los moradores de Canaán.
Az nivhalu alufey Edom eyley Mo’av yojazemo ra’ad namogu kol
yoshvey Jena’an.

(15:16) Cayeron sobre ellos miedo y pavor. Por la grandeza de tu brazo enmudecieron como una piedra, hasta que pasó tu pueblo, oh Eterno, hasta que pasó el pueblo que Tú mimaste.
Tipol aleyhem eymatah vafajad bigdol zro’aja yidmu ka’aven ad-ya’avor amja Adonay ad-ya’avor am-zu kanita.

(15:17) Los traerás y los plantarás en el monte de tu herencia, lugar que preparaste para tu misma habitación, oh Eterno; en el santuario, Eterno, que establecieron tus manos.
Tevi’emo vetita’emo behar najalatja majon leshivteja pa’alta Adonay mikdash Adonay konenu yadeja.

(15:18) ¡El Eterno reinará para siempre y siempre!
Adonay yimloj le’olam va’ed.

15:19 Cuando los caballos del Faraón y sus carros y sus jinetes entraron en el mar, el Eterno hizo volver sobre ellos las aguas del mar; pero los hijos de Israel anduvieron en seco por en medio dio del mar.
Ki va sus Par’oh berijbo uvefarashav bayam vayashev Adonay alehem et-mey hayam uveney Yisra’el halju vayabashah betoj hayam.

(15:20) Y Miriam la profetisa, hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano, y salieron todas las mujeres tras ella, con panderos y con danzas.
Vatikaj Miryam hanevi’ah ajot Aharon et-hatof beyadah vatetsena jol-hanashim ajareyha betupim uvimjolot.

(15:21) Y Miriam respondió al canto de ellas: ¡Cantad al Eterno porque se ha ensalzado grandemente! ¡Al caballo y a su jinete arrojó en la mar!
Vata’an lahem Miryam shiru l’Adonay ki-ga’oh ga’ah sus verojevo ramah vayam.

(15:22) Y Moisés condujo a los hijos de Israel del mar Rojo, y salieron al desierto de Shur; y anduvieron tres días en el desierto y no encontraron agua.
Vayasa Moshe et-Yisra’el miyam-Suf vayets’u el-midbar-Shur vayelju shloshet yamim bamidbar velo-mats’u mayim.

(15:23) Y llegaron a Mará; mas no pudieron beber agua de Mará, porque era amarga; por tanto le pusieron el nombre de Mará.
Vayavo’u Maratah velo yajlu lishtot mayim miMarah ki marim hem al-ken kara-shmah Marah.

(15:24) Y se quejó el pueblo contra Moisés diciendo: ¿Qué beberemos?
Vayilonu ha’am al-Moshe lemor mah-nishteh.

(15:25) Y él clamó al Eterno, y le mostró el Eterno un árbol y lo arrojó a las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí impuso (Dios al pueblo) estatutos y juicios, y allí lo probó.
Vayits’ak el-Adonay vayorehu Adonay ets vayashlej el-hamayim vayimteku hamayim sham sam lo jok umishpat vesham nisahu.

(15:26) Y El dijo: Si oyeres atentamente la voz del Eterno, tu Dios, e hicieres lo que es recto a sus ojos, y prestares oídos a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, entonces no enviaré sobre ti ninguna enfermedad de las que envié, sobre los egipcios.
Vayomer im-shamoa tishma lekol Adonay Eloheyja vehayashar be’eynav ta’aseh veha’azanta lemitsvotav veshamarta kol- jukav kol-hamajalah asher-samti beMitsrayim lo-asim aleyja ki ani Adonay rof’eja.

(15:27) Y llegaron a Elim, donde había doce fuentes de agua y setenta palmeras; y acamparon allí junto a las aguas.
Vayavo’u Eylimah vesham shteym-esreh eynot mayim veshiv’im tmarim vayajanu-sham al-hamayim.

Az Yashir Moshé (Cantado). Por el Maestro Albert Gozlan

Fuente letra: lyricstraslate.com / shalomhaverim.org

Fuente de la cita y donde pueden encontrar más información sobre la «Canción del Mar» o «Shirá HaYam»: davidnesher.com.ar

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: