En la tradición, el número 12 ha sido siempre un símbolo importante, pues la suma de sus guarismos, es el 3 que representa la divinidad en su expresión total, y configura también la representación de un ciclo solar completo. Siendo 360º de arco, la medida del círculo cerrado, este se divide en 12 partes iguales de 30º cada una, que en el ciclo solar, son representados por aproximación, a través de los 12 meses del año. El número 12 visto así, expresa un retorno al comienzo, que se sucede cada año.

En tradiciones más cercanas a la cultura occidental, 12 son los signos del zodíaco, 12 los apóstoles, entre otras expresiones, 12 fueron los trabajos de Hércules y así podemos encontrar el número 12 señalado en una diversidad de mitos, cuyo significado general es siempre la completitud del ciclo. Note también el lector que 4 por 3 es 12 y 4 representa los terrenal o manifestado y 3 lo divino y sutil, con lo que 12 viene a ser una suerte de número de la completitud; en él se incluyen, las cuatro estaciones y los tres meses que conforman cada una de ellas.

El Árbol de la Vida

En el zodíaco, 12 son las constelaciones y se agrupan en triplicidades, pues cada elemento de la naturaleza le son asignados tres signos, llamados, cardinal, fijo y mutante, indicando el mes en el que comienza la estación, el mes en que la estación es invariable y el mes en que la estación comienza a transformarse y hacerse la siguiente.

La tradición hebrea no escapa a lo señalado anteriormente, por supuesto y por ello el Sefer Yetzirah lo expresa a través de las 12 letras elementales, mismas que señalan las doce diagonales del árbol de la vida, cuya particularidad es que son los únicos caminos que conllevan un cambio, pues van de una sefirot en la columna del rigor a otra en la columna de la misericordia, no son letras que expresan oposiciones, como lo hacen las 7 letras dobles, sino mas bien complementaciones. Por lo anterior estas letras en el árbol son la representación todas las direcciones del espacio.

En el cuerpo humano, las letras se ubican en las dos manos, los dos pies, los intestinos, los órganos reproductores, el esófago, el estómago superior e inferior, la vesícula biliar, el hígado y el bazo. Dos de estos miembros influencian sobre la indignación, dos sobre la satisfacción, dos sobre el pensamiento, dos sobre la sensibilidad, dos sobre la acción y dos sobre el movimiento. Estas letras son el fundamento de la visión, la audición, el olfato, el habla, el gusto, el tacto, la acción, el movimiento, la ira, la alegría, el pensamiento y el dormir.

Las 22 Letras Hebreas en el Árbol de la Vida

Las 12 letras simples y su relación con el Tarot Cabalistico

  • ה (He)
  • ו (Vav)
  • ז (Zayn o Tzayin)
  • ח (Jet o Chet)
  • ט (Tet)
  • י (Yud)
  • ל Lamed
  • נ (Nun)
  • ס (Sámej o Samekh)
  • ע (Ayin)
  • צ (Tzaddi)

ק (Qoph o Kof)

Son las letras elementales a las cuales corresponden los meses del año, Nisán, Iyar, Siván, Tamuz, Av, Elul, Tishrei, Jeshvan, Kislev, Tevet, Shevat y Adar.

  • Nisán (30 días) (ניסן, llamado también Abib – אביב) – marzo o abril
  • Iyar (29 días) (אייר) – abril o mayo
  • Siván (30 días) (סיוון) – mayo o junio
  • Tamuz (29 días) (תמוז) – junio o julio
  • Av (30 días) (אב) – julio o agosto
  • Elul (29 días) (אלול) – agosto o septiembre
  • Tishrei (30 días) (תשרי) – septiembre u octubre
  • Jeshván (29 o 30 días) (חשוון, llamado también Marjeshván – מרחשוון) – octubre o noviembre
  • Kislev (30 o 29 días) (כסלו) – noviembre o diciembre
  • Tevet (29 días) (טבת) – diciembre o enero
  • Shevat (30 días) (שבט) – enero o febrero
  • Adar (29 días) (אדר) – febrero o marzo

ה (He), la primera letra de las letras simples conecta a Keter, con Jojmá (o Chokmah). Representa la fe y el poder de la palabra, ya que pertenece al Mundo de la Plegaria. Aries en el Universo, Nisán en el año, y al pie derecho. Es interesante aquí ver que para caminar o correr, lo más importante es dar el primer paso, Aries nos señala que la letra es una representación de la intención o de la inquietud que genera el aprendizaje.

ו (Vav), la segunda de las letras simples, conecta a Keter con Binah. Es la sexta letra del alefato hebreo, representa a su vez, el amor sutil o carnal y con ello el deseo o la inquietud que produce la incertidumbre ante la separación o la unión futura, pertenece al Mundo del Pensamiento, Tauro en el Universo, Iyar en el año y al riñón derecho. Así la letra se manifiesta como la decisión o la manifestación de voluntad que da inicio a la acción. En la palabra hebrea YHVH (Yahveh) ו (Vav) tiene un sentido fecundador, ו (Vav) es equivalente al agua dulce del rio que riega la tierra y que permite que se active la germinación de la vida en ella, de forma exuberante, tanto la buena como la mala hierba. ו (Vav) es un puente de enlace entre dos estados entre sí, lo cual implica un estado previo para que este se relacione con otro, así ו (Vav) reina sobre los pensamientos, siendo estos su etapa previa y la acción determina la materialización de los esos sentimientos, por ello es equivalente también al principio fecundador masculino.

ז (Zayn), tercera letra simple, y séptima del alefato hebreo, se conecta desde Jojmá, hasta Geburah (o Din), reina sobre el movimiento, ya que pertenece al Mundo del Movimiento, formando a Géminis en el universo, Siván en el año y el pie izquierdo. El movimiento puro de ז (Zayn) es representado con una flecha lanzada al aire, que virtualmente es capaz de dar en todos los blancos, la flecha que una vez lanzada yo no pertenece al arquero, si no a su blanco, ya no hay forma de que el arquero pueda desviar su camino. ז (Zayn) entonces es la manifestación de la fuerza que viene gestándose desde ה (He), que siendo símil a la lluvia era simple inquietud que motiva el pensamiento, ו (Vav) es el rio que activa la germinación y ז (Zayn), corresponde con la manifestación externa de esa fuerza que hasta ella había sido interior. ז (Zayn) equivale al neófito o nueva plántula que con fuerza se manifiesta desde la semilla una vez que he sido germinada por el agua caída sobre la tierra, su futuro es incierto, pero ella ataca la vida con fuerza.

ח (Jet), cuarta letra simple, octava del alefato hebreo, se conecta desde Jesed hasta Tiferet. Pertenece al Mundo de la Vista. ח (Jet) tiene por objeto la búsqueda del equilibro perdido por la fuerza iniciadora de ז (Zayn). ח (Jet) reina sobre la vista, en el universo formo a Cancer en el universo y Tamuz en el año, la mano derecha. Así como Dalet representa la transición entre el fuego y el aire, ח (Jet) representa la transición entre el agua y el aire, se subliman las virtudes del ciclo anterior, el agua y se intuyen las del ciclo que se inicia, el del aire. ח (Jet) abre las puertas del arte, entre lo sublime del pasado y la intuición del porvenir. ח (Jet) es como la evaporación del agua, por efecto del calor corporal, lo que las emociones hacían encrespado y tempestuoso, en ז (Zayn), se evapora por el calor del cuerpo mental.

ט (Tet), quinta letra simple, es la novena letra del alefato y conecta a Jojma con Tiferet, pertenece al Mundo de la Audición. Reina sobre el oído, Leo en el universo y Av en el año, el riñón izquierdo. Nueve es el último número representado por un único guarismo, por tanto es el final del ciclo que antecede al comienzo del siguiente. Pero este ciclo no se repite ya, pues el siguiente número es el 10 un retorno a la unidad pero en un nivel distinto, pasiones y emociones han quedado atrás y comienza a sintonizarse con la luz que viene de arriba. El hombre ha trabajado con el agua y ahora esta queda atrás y comienza el trabajo con el aire, cuyo inicio es justamente plantar en el hombre el germen del pensamiento.

י (Yud), Sexta letra simple, decimal letra del alefato hebreo que conecta a Netsaj con Tiferet, pertenece al Mundo de la Acción, simboliza el cierre y comienzo de un nuevo ciclo perpetuo. Reina sobre el trabajo, forma a virgo en el universo, a Elul en el año, la mano izquierda. י (Yud) es el retorno a la unidad, visto así, י (Yud) es un א (Alef) interiorizado. Tal como א (Alef) es la simiente de todas las cosas, י (Yud) es la fuerza que actúa desde nuestro interior, dándonos la posibilidad de crear todas las cosas. Si ט (Tet) es el momento en que el mana divino es ingerido, י (Yud) representa el momento en que ese mana es asimilado. י (Yud) es el momento en que el ser que se encuentra en la cúspide la abandona, pero para dar lugar a que el otro la ocupe, iniciándose un nuevo ciclo, en una rueda que gira perpetuamente. י (Yud) en términos generales es simiente interior, reflejo de una simiente exterior, después de haber sido ingerida por el hombre y asimilada por su organismo. Podemos decir que lo dado desde el exterior ha sido asimilado y ahora es simiente para dar desde si hacia el exterior de nuevo, cerrando así el ciclo que lleva el mundo del exterior a nuestro interior y desde allí de nuevo al exterior manifestándose ahora con la influencia del ser que lo asimilo.

ל Lamed, séptima letra simple, doceava letra del alefato o alfabeto hebreo que conecta a Yesod con Hod, pertenece al Mundo del Coito . Reina sobre la copulación, forma a libra en el universo, a Tishréi en el año, la vesícula biliar. ל Lamed representa la etapa de transición entre la teoría y la práctica, El hombre se ve impulsado a realizar una obra concreta en la tierra, tal como Dios lo hace en los cielos, porque se ha dado cuenta de que las ideas pueden ser comunicadas a otros, pero es preciso que ponga manos a la obra para materializar las ideas con su propio esfuerzo.

נ (Nun), octava letra simple, catorceava letra del alefato hebreo que conecta a Netsaj con Yesod, pertenece al Mundo del Olfato. Reina sobre el olfato, formando a escorpión en el universo, a Jeshván en el año, el intestino delgado. נ (Nun) representa la mitad del camino, representa el punto máximo en que el hombre puede separarse de lo primordial, ya que a partir de ese punto se produce el retorno a la unidad. Representa el periodo en que las semillas germinan en la tierra, dando lugar a la implantación y el fortalecimiento de lo material, así se crea la individualidad en el hombre, representa el amor por lo que uno mismo ha generado, trabajado e instituido, amor por la propiedad privada, por su propio espacio físico (la persona), por el recinto en el que vive.

ס (Sámej), novena letra simple, quinceava letra del alfabeto hebreo que conecta a Hod con Tiferet, pertenece al Mundo de los Sueños. Representa el final del ciclo de los elementos. Reina sobre los sueños, formo a Sagitario en el universo, a Kislev en el año, el estomago o el abdomen. ס (Sámej) fecunda la imaginación. Lo analiza toso, duda de todo cuanto había creído hasta entonces, somete todo al ojo escrutador del microscopio. La materia le sirve para desentrañar una verdad que está más allá de sí misma. ס (Sámej) es la vía de encuentro entre los conocimientos científicos y los conocimientos espirituales. En ס (Sámej) el sabio de laboratorio y el iniciado en los sublimes misterios del cosmos se dan la mano.

ע (Ayin), decima letra simple, dieciseisava letra del alfabeto hebreo que conecta a Tiferet con Binah, pertenece al Mundo del Cólera. Representa la transición entre el ciclo de la tierra que ha finalizado con ס (Sámej) y Ek nuevo gran ciclo que comienza con el fuego. Reina sobre la ira, formo a Capricornio en el universo, a Tevet en el año, el hígado. Representa también una transición, el hombre abandona todo, porque el espíritu no puede heredar la materia. ע (Ayin) incorpora al gran ciclo, los valores morales y la quintaesencia de las experiencias vividas. ע (Ayin) es el objetivo sublime de la flecha disparada desde ז (Zayn) hacia todos los blancos posibles, el punto donde debe dar en la diana orientando los múltiples deseos, hacia al espiritualidad.

צ (Tzaddi), onceava letra simple, dieciochoava letra del alefato hebreo que conecta a Geburah con Tiferet, pertenece al Mundo de la Nutrición. צ (Tzaddi) es la puerta por la que lo de dentro se vacía hacia fuera, de forma que צ (Tzaddi) anuncia la aparición de fenómenos en el terreno físico. צ (Tzaddi), reina sobre el gusto, formo a acuario en el universo, a Shevat en el año, la Garganta.

ק (Qoph), doceava letra simple, diecinueveava letra del alfabeto hebreo que conecta a  Binah con Jesed, pertenece al Mundo de la Risa. ק (Qoph o Kof), reina sobre la risa, formo a Piscis en el  universo, Adar en el año, el Bazo. Es un nuevo retorno a la unidad ya que 1+9=10 que como señalamos antes es 1 en un nivel diferente al 1 inicial, es fuerza expansiva controlada, creadora de un nuevo universo; tal como la imagen grafica de la letra Q, ק (Qoph o Kof) representa la expresión grafica del proceso generativo, en esta representación un pequeño falo entra en el circulo del universo, que representa la matriz cósmica. ק (Qoph o Kof) comienza la palabra Kabalah en hebreo que se traduce como tradición. Vemos así que esta tradición no se limita a la transmisión de un conjunto de leyes y normas; como hasta aquí vemos es el proceso de la creación en el más elevado sentido de la palabra.

Imagen: Pinterest – Kabbalah Tarot Readings | Tarot card meanings, Tarot astrology, Tree of life

El Árbol de la Vida, 32 Senderos, 10 Sefirot

El Sefer Yetsirah es de hecho un resumen del contenido del Libro Bereshit de la Torah o Libro del Génesis como es denominado en la biblia; en el que 32 veces aparece mencionado el nombre de Elohim, en correspondencia con las 10 sefirot del árbol y sus 22 caminos o 22 letras, en clara alusión a que es Elohim, nombre dado a la divinidad el que marca cada uno de los elementos del árbol. 10 veces aparece la expresión “Dijo Dios”, analogía con las 10 sefirot del árbol y en estas 10 oportunidades se expresan 10 órdenes directas, como a continuación enumero:

  1. «Haya Luz»
  2. «Haya un firmamento por en medio de las aguas…»
  3. «Acumúlense las aguas del firmamento en un solo conjunto…»
  4. «Produzca la tierra vegetación…»
  5. «Haya luceros en el firmamento…»
  6. «Bullan las aguas de animales vivientes….»
  7. «Produzca la tierra animales vivientes…»
  8. «Hagamos al hombre…»
  9. «Sed fecundos y multiplicaos…»
  10. «Ved que os he dado toda hierba portadora de semilla…»

Hay 7 veces  en la que se dice que «Dios vio«, lo cual corresponde a las 7 letras dobles, que se manifiestan como caminos verticales del árbol, que al tiempo implican la dualidad y que por tanto generan un juicio y con el juicio una toma de decisión, para ejercer la acción. Tres veces se menciona que «Dios hizo«, lo cual alude a la tres letras madres o caminos horizontales, que no son más que los elementos que constituyen la materia y es por ello que Dios, en el uso de su capacidad creadora usa los elementos de la materia posible para «hacer«, Por último, en 12 ocasiones se describen otras acciones divinas, en consonancia con las 12 letras simples, que se representan en el grafico del árbol como los caminos diagonales que interconectan las Sefirot de una y otra columna y que describen acciones que son propias a la característica creadora de la vida; pudiéramos decir que el mundo manifestado en el árbol de la vida está constituido por; elementos (3 letras madres), juicios (7 letras dobles) y acciones (12 letras simples), a lo que se suman la acción divina directamente (10 Sefirot) que completan los 32 componentes el árbol de la vida.

Fuente e Imágenes: Masonería y Simbolismo

Imagen portada: Salud Cabalística y Árbol de la Vida

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: